CARTAS DE LECTORES

22

image

Veintidós minutos fue lo que duró la reunión del Sumo Pontífice con el presidente argentino. Protocolar para ponerlo en términos diplomáticos, amena para usar términos políticos, destructiva si lo vemos a largo plazo. Más si le agregamos las fotos en donde el Papa “argentino” sale con cara de estarla pasando mal y de rechazo. Uno podría entenderlo porque el tipo es humano y si hubiese estado frente a corruptos declarados, líderes pro terroristas de Medio Oriente o políticos africanos totalitarios, una mueca de desagrado es entendible. El tema es que con Macri sacó su mejor cara de enojo mientras que con los anteriores pelo sonrisa agradable.
Ahora bien, supongamos que el hombre estaba en un mal día o que estaba apurado porque le habían cambiado la agenda, se le puede conceder la caripela. El tema es que viene después de haber entregado el rosario a Milagro Sala, la aloe vera de la corrupción jujeña. Eso, como católico, me cae como mínimo mal.
Francisco, en su embestida renovadora de la Iglesia, sacudió los fundamentos con símbolos bien marcados: desde la vestimenta austera y su modo de vida espartano hasta sus pedidos de oración por él pasando por la lucha contra la corrupción humana y el narcotrafico. Hasta pidió, cuando la muchachada populista del FPV y la Campora comenzaba a estar abonada a la plaza San Pedro, que no lo metieran en política.
Pero Francisco, de a poco volvió a ser Bergoglio, no el cardenal grosso que hizo la diferencia y que lo llevó a lo más alto de la jerarquía eclesial, sino el militante peroncho.
El populismo afloró y comenzó el derrape. Fotitos a las carcajadas con Blatter (el del escándalo de la FIFA) Moreno (el patotero del “acá no se vota”, chumbo y guantes de box en mano) la hotelera Cris, el cuervo-echa-gente Larroque y un etc afro-asiático flojitos de papeles en derechos humanos…
Uno ya empezaba a removerse en el asiento porque había algo que ya no encajaba bien y trataba de justificarlo. Que lo hace por diplomacia, por presión, para no causar problemas sociales, etc. Pero un día, después que un fiscal pidiera que Milagro Sala quedara en cana hasta el proceso judicial porque podía embarrar la cancha o fugarse, Francisco le mando un rosario…
Si, a la mina que le pelea tranquilamente la cantidad d e causas a Boudou, a la violenta que amenaza a quienes no piensan cono ella, a la que estafa a pobres no dándoles la escrituras de las casas, a la que 12 desconocidos le regalaron un Smart, a la acumula otras canalladas, le manda un símbolo de fe y apoyo moral catolico. Se pueden imaginar a los estafados por ella, a los amenazados, a toda la gente de buena fe, que precisamente la única esperanza que el quedaba era la fe en Dios, que su representante en la tierra, haciendo gala de otro símbolo de fe, se acercara a ella? Las explicaciones dadas por los representantes del Vaticano en el país no sirvieron (ya que a muchas explicaciones, pocas verdades)
No salíamos de este sopapo a la fe cuando Francisco después de pedirnos encarecidamente bregar por la unión del país, la ayuda a los que más necesitan, luchar contra las mafias, contra el narco y la corrupción, concede 22 minutos de cara de upite al presidente que prometió llevar a cabo esa ardua tarea. 22 minutos y cara de desprecio.
Como católico me indigna ya que el Pontífice dice y pide una cosa y después hace otra como cualquier peroncho de carrera en una unidad básica.
El daño que ha hecho esto a la Iglesia es incalculable. Ha socavado la lucha de los sacerdotes contra el flagelo de la droga, ha apagado la llama de la fe en miles de personas que había reavivado con su nombramiento y sus gestos, ha dado al cesar lo que es de Dios y Dios lo que es del cesar. Ha hecho que la corrupción se fortalezca.
Una foto con cara de malestar estomacal, un rosario a destiempo y solo veintidós minutos bastaron para debilitar las bases de la Iglesia en Latinoamérica. Ni hablar de su negativa a visitar el país.
Se puede decir que el Papa es humano pero eso no lo habilita a actuar con las flaquezas de la humanidad. Todo lo contrario. Debe ser ejemplo. Tarea difícil, pero fue elegido para eso.
Me parece que hay que orar más por él porque le viene pifiando feo en cosas que están debilitando la Iglesia. Ojalá que haya visto las consecuencias de sus actos.

GUSTAVO RUBIO

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s