Maldiciendo en la Oscuridad

mentiras30440838_579725635719416_365284748026707968_n
Maldiciendo en la Oscuridad

por Gustavo Rubio

Mientras la verdad no teme a la luz, la mentira busca refugio en las sombras.
El día 9 de abril de 2017 la APP (Asociación para Políticas Públicas) “convocaba” a la jornada denominada “Mujeres, Armas y Violencia” a realizarse a las 10hs en la calle Perón 1509, piso 8vo en CABA… el día 5 de abril. Si. La convocatoria fue hecha para una reunión llevada a cabo 4 días antes. ¿Error de publicidad o intención para que ningún disidente pudiera  confrontarlos y desenmascarar la farsa?
El encuentro fue realizado con el apoyo de PGA (Parlamentarians for Global Action), la APP (Asociación para Políticas Públicas) y organizaciones vinculadas a la promoción del desarme como IANSA (International Action Network on SMALL Arms), INECIP (Instituto de Estudios Comparados en Ciencias Penales y Sociales) y la RAD (Red Argentina para el Desarme), y los representantes de los patrocinadores que asistieron tuvieron como ejes principales la violencia de género, los femicidios y las políticas públicas vinculadas a la circulación de armas en la Argentina. Nunca aclararon si son armas legales o ilegales, siguiendo bien el manual populista de las organizaciones de las que son obedientes voceros.
Lo interesante de esta movida secreta y escondida de las indudables críticas que se desprenden cada vez que “desinforman”,  es ver quienes conforman este grupo que trabaja en la turbiedad de las sombras y a espaldas de los hechos y números reales, manipulando los discursos y haciendo lobby en los políticos y periodistas menos preparados. Si bien los límites de sus líneas están desdibujados y vemos que siempre se acompañan en sus mentiras, se pueden establecer algunas cuestiones que sirven para saber quienes están detrás del avasallamiento de los derechos constitucionales de los ciudadanos argentinos y más si son legítimos usuarios.
Empecemos por la organizadora del secreto evento, la APP (Asociación para Políticas Públicas) es una asociación relacionada con Diego Manuel Fleitas, actual funcionario en el Ministerio de Seguridad de la Nación, bajo la dirección de María Pía Devoto, Master en Economía y Ciencias Políticas (ESEADE), Lic. en Ciencias Políticas, cero ideas de armas y que hizo agua en la TV y medios dando datos que fueron refutados como falsos en los comentarios. Esta Asociación sigue los lineamientos propuestos por varias ONGs internacionales que buscan conformar las leyes de los países a sus objetivos.
La PGA (Parlamentarians for Global Action) es una red internacional de legisladores surgida en plena Guerra Fría en Washington allá por 1978 debido a la proliferación de las armas nucleares que devino con el tiempo (y culminación de la Guerra Fría) en un potpourrí abarcativo de derechos humanos, igualdad de género y no discriminación. Parte de sus objetivos es “la creación de un Orden Internacional Basado en Leyes…” No dice que leyes, pero buscan “un Orden” y no un ordenamiento. Sutil y peligrosa diferencia.
Después está IANSA (International Action Network on SMALL Arms) es una cuestionada promulgadora de “contenido” de origen inglés. Dentro de sus reportes se encontraban los usados para justificar que el desarme en Inglaterra iba a bajar los crímenes y delitos. Hoy en día, Londres superó a Nueva York en homicidios. ¿Las herramientas de los crímenes? Las armas blancas…
Para terminar, y dejando de la lado la presencia de la Sra Stolbizer que no se pierde un evento en el cual se pueda desarrollar algo para aplastar las libertades individuales, nos encontramos que participaron el INECIP (Instituto de Estudios Comparados en Ciencias Penales y Sociales  que tiene dentro de sus consultores a Eugenio “si es con la luz apagada no hay violación” Zaffaroni) y a su punta de lanza chavista que es la RAD (Red Argentina para el Desarme) utilizando descaradamente el dolor de la Fundación Alberto Marcenac como escudo.
mentiraslvp.3
Como el mito de la Caverna de Platon, si tomamos distancia podemos ver que este entramado de relaciones que se retroalimentan en la oscuridad de la cueva y tienen en común, más allá de algunas cuestiones técnicas e ideológicas de una sociedad totalitaria, una en particular que apuntala al control social: la desinformación.
Pero a diferencia de los ignorantes que veian las sombras de lo que pasaba afuera reflejadas en su pared, estos grupos buscan que las personas no salgan a ver la realidad y es por eso que buscan desinformar a cuantos puedan de acuerdo su punto de vista y no a la realidad.
Un ejemplo claro de este accionar sucedió precisamente con esta “convocatoria”.
La primera medida de desinformación es la publicación tardía de la convocatoria convirtiendo un espacio de debate democrático y de crecimiento en un evento sectario, secreto y casi de autoayuda (por las fotos se ve que el recinto no era muy cómodo para más de 20 personas). Fueron los mismos de siempre, un reducido número de representantes de ONGs que buscan sobrevivir a la evolución social negando la realidad dura de los datos y hechos.
La segunda medida de desinformación es llevar a un político con un discurso que llegue a muchos y que sea, de paso y si se puede, afín a la ideología dominante (socialismo, izquierda) en estos grupos que avale la concepción de la sociedad que estas ONGs promueven. Se hace pasar la reunión de secta como un evento público mostrando fotos usando al político como aval incluso sin su consentimiento .
La tercera medida de desinformación son las premisas por la que se convocan, que más allá de carecer de fundamentos sólidos y comprobables, tiene llegada a la gente que no sabe del tema. Slogans lindos pero sin sentido. Se habla de Violencia, la Mujer y Armas de Fuego en la misma oración. Seguramente los datos modificados y los discursos mentirosos fueron por el lado de relacionar todo: las armas de fuego ejercen violencia sobre las mujeres.
¿Por qué se puede inferir esto? Porque si tomamos los datos oficiales sobre violencia y crímen sólo un desquiciado, mentiroso y resentido con una agenda particular podría reducir un tema tan complejo y con tantos datos a una jornada secreta y sin debate.
Para aclarar y que tengan validez, tomemos los referencias oficiales publicadas:
Según los datos del Instituto de Investigaciones de CABA sobre hechos dolosos se puede aclarar que:

  1. El móvil que predomina es “Discusión/Riña” (entre terceros) (36%) Desconocido (24%) Robo (18%) Conflicto intrafamiliar (10%) Legítima defensa (8%) otros (4%).
  2. El 56% de los sucesos anteriores se cometieron con armas de fuego (los estudios erróneamente no diferencian armas legales de ilegales), mientras que el 26% fueron con armas blancas, otras (9%), ninguna en un 8% y sin datos 1%
  3. El 90% de las víctimas y el 78% de los victimarios son masculinos.Otros los datos publicados (desde Salud) esta vez sobre Muertes por Violencias Intencionales y No Intencionales en la República Argentina por diferentes métodos o mecanismos dicen que los porcentajes totales son: – Tránsito y otros transportes terrestres: 36% – Otros métodos y mecanismos (golpes, apuñalamientos, envenenamientos, fuego, etc.): 34 % – Ahogamiento, sumersión, ahorcamiento, sofocación: 18% – Armas de Fuego: 12% (otra vez no se diferencian armas legales de las ilegales)

¿No cierran o no están actualizados? Subamos todos 3 puntos (una locura en números). Igual se sigue manteniendo ese mismo ratio.
Estos hacen que la existencia de las antes mencionadas Asociaciones se vean comprometidas porque su discurso es fácilmente refutable. Datos matan mentiras y por eso huyen del debate y se apuran a promover una imagen sesgada, parcial y mentirosa del tema en cuestión.
Pero lo que sigue siendo verdaderamente triste y repugnante es que se sigan usando a las víctimas del Sistema como Caballos de Troya para seguir manteniendo un discurso engañoso y amañado en vigencia que mantenga con vida a esos grupos anacrónicos y antidemocráticos.
Si bien el terrible caso Marcenac (al igual que muchos otros ya que en la Argentina del desarme civil que vivimos las victimas indefensas son cada vez más) fue explicado hasta el hartazgo: una persona, con evidentes problemas mentales, denunciado ante el sistema siguiendo los protocolos establecidos, le quitó la vida a un joven porque el Estado no cumplió con su rol, se sigue insistiendo en contar la historia sesgadamente. No se habla de que fallaron los controles por impericia o por corrupción. Ni que la culpa de la muerte de Alfredo Marcenac fue del asesino, con complicidad del Estado y no de la herramienta usada y muchos menos de los demás legítimos usuarios. Las cosas fueron así, gusten o no.
Así como lamentablemente esa pobre familia no es referente de otra cosa, por duro que sea, más allá de la pérdida violenta de un hijo por los errores enumerados arriba, los legítimos usuarios no somos culpables de la violencia armada criminal ni de los femicidios. Tener un arma legal no es sinónimo de violencia y menos de agresión de género.
Los números así lo comprueban por más reunión secreta o lobby con políticos que desconocen del tema se hagan.
Lo bueno de todo esto es que poco a poco, estas ONGs quedan en evidencia en su accionar turbio y en las sombras. Todos sabemos que sólo los que no están limpios buscan hacer las cosas evitando actuar a la luz de la sociedad y evitando el debate, base del Estado Republicano. ¿Será, entonces, que lo desprecian?

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s